Todas las batallas sirven

En la vida todas las batalla sirven para enseñarnos algo, incluso las que perdemos. Y es que la vida es un camino en donde tenemos que aprender de todo lo que nos sucede, tanto lo bueno como lo malo, y todo aquel que se niega a aprender... se está negando a vivir.


Reflexión: Aprender a vivir

Hoy sentí que de nuevo algo en mi había cambiado, me di cuenta que la vida no son carros, joyas, etc... Piensa por un segundo si esa es la felicidad... ¿No es cierto? La felicidad se trata de vivir y hacer lo que tu corazón dicte. No te dejes llevar por fríos comentarios que te dicen lo que tienes que hacer o lo que no...

Normalmente muchas personas en esta vida hacen las cosas por hacer feliz a los demás, no digo que eso sea malo pero si esa persona te está diciendo como ser y que hacer esta mal, piensa… Si esa persona quiere ayudarte o quiere lo mejor para ti nunca te pedirá eso, ayuda pero recuerda que también puedes hacer feliz a los demás siendo tú mismo, no dejes que las influencias te cambien, elogia lo que eres, se feliz...

En esta vida muchos nos preguntamos ¿Por qué a mí? ¿Qué hago en el mundo? ¿No tengo suerte? Malas, malas preguntas que nunca te llevarán a nada bueno, simplemente porque todos tenemos una misión la cual debemos cumplir con orgullo. Observa la vida a tu alrededor, dime si un carro te hace más feliz que estar en un paisaje gozando de la naturaleza que Dios te regaló, piensa si una joya te va a hacer más feliz que tener al amor de tu vida a tu lado, pero…

Es un error que muchos no sabemos, que muchos no queremos admitir porque aún no reflexionamos. De la vida piensa en cómo ser feliz con lo que tienes, la naturaleza con lo que Dios creó, no con lo que el hombre creó. Todos estamos a tiempo de darnos cuenta del significado de la vida.

Te contaré que viví una historia que la verdad fue triste: quise mucho a alguien y me dejé caer siendo una persona malhumorada, odiosa, sin quererme a mí, pero con el tiempo conocí a alguien que sin darme cuenta esa persona me hizo reflexionar, llegué a ser más amable y menos malhumorada, pero te cuento que a esa persona la perdí por terca. Por no saber lo que tenía.

En momentos que esa persona me dejó, pude llegar a ver como estaba desperdiciando mi vida, como había caído de tal forma de llegar a ser alguien así y fui que pensé ¿Para esto Dios me trajo al mundo? Pues no. Me trajo para aprender de cada error, a salir delante, aprender de cada cosa que me pase, aprender a usar mi misión. Valorar lo que tengo que con eso soy feliz, a mi familia que la había dejado abandonada y tantas cosas...

Hoy estoy orgullosa de saber que la vida es tan hermosa, que cada lección te puede hacer más fuerte, más valiosa y que cada experiencia que viva es maravillosa ¿sabes por qué? Porque la vida es un camino que seguir, para cuando vayas al reino amado y eterno seas la persona que Dios quiere que seas. No esperes el último momento de vida para arrepentirte, hazlo antes y date cuenta lo bella que es la vida que sólo son quizás 80, 90, 70 años para aprender a vivir como Dios quiere que lo hagas.

Otras tarjetitas que te pueden gustar

Los mejores momentos de la vida no se publican, se disfrutan.

Descargas:3
Descargas:10
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y analizar el uso de esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Acepto + información