Un amigo te falla cuando ya no está a tu lado, cuando en vez de ayudarte, deja de creer en ti.

Un amigo te falla cuando te dice que no puedes, cuando mira con envidia tu felicidad o cuando te hiere con sus comentarios.

Un amigo te falla cuando te das cuenta de que esas promesas no fueron mas que mentiras.

Un amigo te falla cuando la hipocresía se vuelve la base de esa supuesta amistad.

Un amigo te falla cuando desconfía de tu palabra, cuando después de que le hayas entregado tu vida, te trate como un desconocido y salgan palabras de su boca que parecen no ser de quien dijo ser tu amigo.

Un amigo te falla cuando están juntos y tienes la sensación de ser dos extraños en mundos muy distantes.

Un amigo te falla cuando habla con la boca y no con el corazón.

Un amigo te falla cuando se saca el disfraz y muestra su verdadera personalidad.

Un amigo te falla cuando borra los momentos que han pasado como si hubiesen sido escritos con lápiz, aunque para ti, sea una marca indeleble en el alma.

Pero siendo consientes…un verdadero amigo no traiciona, se queda contigo hasta el final, sin importar lo que los demás digan de ti. Un amigo corrige tus defectos y valora tus virtudes.

Un verdadero amigo es quién es y no aparenta ser alguien para engañarte.

Un verdadero amigo es aquel que te acepta y te ayuda en tus problemas, y quien logra conocerte realmente.

Que un “amigo” te falle puede que sea un episodio cotidiano, pero perder a un amigo, traspasa el límite de dolor que un ser humano puede sentir. Cuando se pierde un amigo no existe universo que cubra el vacio que dejo.