Dios trabaja contigo

Todos tenemos que poner un poco de nuestra parte para que todo nos salga bien, recuerda que Dios trabaja contigo no para ti, no le pidas, agradécele y permítele que te guie... Haz de hoy un día extraordinario.


Guíame Señor

Guíame, Señor, mi luz,
en las tinieblas que me rodean,
¡guíame hacia delante!
La noche es oscura y estoy lejos de casa:
¡Guíame tú!
¡Dirige Tú mis pasos!
No te pido ver claramente el horizonte lejano:
me basta con avanzar un poco...
No siempre he sido así,
no siempre Te pedí que me guiases Tú.
Me gustaba elegir yo mismo y organizar mi vida...
pero ahora, ¡guíame Tú!
Me gustaban las luces deslumbrantes
y, despreciando todo temor,
el orgullo guiaba mi voluntad:
Señor, no recuerdes los años pasados...
Durante mucho tiempo tu paciencia me ha esperado:
sin duda, Tú me guiarás por desiertos y pantanos,
por montes y torrentes
hasta que la noche dé paso al amanecer
y me sonría al alba el rostro de Dios:
¡tu Rostro, Señor!

Otras tarjetitas que te pueden gustar

Es un mal generalizado que la mayoría de la gente sólo valore lo que posee, una buena casa, un buen coche un super-trabajo. No caen en la ...

Descargas:6

¿Alguna vez te has encontrado entre la espada y la pared en alguna decisión?. En ocasiones tenemos que tomar decisiones dolorosas para nue...

Descargas:4
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y analizar el uso de esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Acepto + información