A veces finjo no saber nada

Todos lo hemos hecho alguna vez, hacer como que no sabemos nada para saber hasta donde nos mienten. Yo a veces finjo no saber nada para saber cuanto me mienten.


¿Cómo saber si alguien nos miente?

1. Observa la postura. Las personas que dicen la verdad se “ponen de frente” sin dudar. Los mentirosos tienden a evitar la alineación frontal directa, y usualmente se sentarán con sus brazos y piernas cruzados, o con algún objeto que funcione como barrera defensiva inconsciente.

2. Presta atención a su lenguaje. Para distanciarse psicológicamente del “cuento chino”, el mentiroso usará con frecuencia pronombres imprecisos como “vosotros”, “nosotros” y “ellos”.

3. ¿Qué te dicen sus manos?. Cuando las personas dicen la verdad, usualmente hacen gestos con las manos que enfatizan y coinciden el ritmo de su discurso, una condición natural cuando estamos convencidos de lo que estamos diciendo. Las personas poco sinceras controlarán mucho más sus manos. No dejaran de tocarse el pelo, la oreja, la garganta o incluso se taparan la boca.

4 . Parece inquieto, nervioso. Los mentirosos más experimentados no sudarán ni una gota, pero el resto de nosotros tendemos a ponernos nerviosos al mentir. En ese caso, nuestros ojos pueden moverse mucho, nos cuesta mantener la mirada, tener un tono de voz más agudo que de costumbre, enrojecernos o respirar más profundamente.

5. Los detalles son la clave. Una persona mentirosa acaba siendo víctima de sus propias mentiras. Un mentiroso puede que no haya pensado en todos los detalles de su historia. Si crees que te mienten, indaga sutilmente en los detalles. Cuenta tantas cosas que no son verdad que al final ni se acuerda de lo que contó al principio. Si sospechas de que una persona está mintiendo en algo, pregúntale, interrógale. Es muy probable que acabe contradiciéndose.

6. Divaga, evita, da rodeos... Los mentirosos tienden a pedirte que repitas la pregunta, iniciando sus respuestas con “¿Quieres que te diga la verdad?” o “Para serte sincero…”. Las respuestas evasivas también deberían despertar tus sospechas.

9. Hace demasiadas pausas o demasiado rápido. Otra pista de que miente es, las pausas entre cada palabra que dice aumentan sensiblemente, como si estuvieran construyendo la historia sobre la marcha, o por el contrario lo suelta todo de golpe, como si quisiera terminar lo antes posible.

7. El teléfono tiende a facilitarle el trabajo a los mentirosos. En un estudio hecho a 30 Universitarios, se observó que el teléfono era el medio preferido para decir mentiras, casi en un 37%; dejando 27% al “cara a cara”, 21% en chats y apenas 14% por e-mail. No es de extrañar, pues las conversaciones telefónicas no permiten detectar el lenguaje corporal y no dejan evidencias como los correos electrónicos.

8. Apela a su conciencia. Te sorprenderá lo efectivo que puede resultar apelar a la conciencia de una persona. Si sospechas que alguien te está mintiendo díselo, y además hazle saber que te dolería mucho saber que no te está contando la verdad. Si en efecto te está mintiendo, no esperes que te cuente la verdad, pero sí que se ponga nervioso y comience a titubear.

10. El mentir pone a la gente a la defensiva. Mientras una persona sincera está dispuesta a cooperar y dar explicaciones, un mentiroso se pondrá a la defensiva y será menos cooperativo.

11. Si algo no encaja no querra dar explicaciones. Cuando una persona dice la verdad, es perfectamente posible que diga sus razones con una o varias imperfecciones; en ese caso, no tendrá problema en reconocerlas y volverlas a explicar. Un mentiroso tendrá problemas en admitir tales “pequeñas imperfecciones”, y no estará dispuesto a explicarlas.

12. Si cambia su forma de hablar. Algunas personas tienen la costumbre de dudar antes de hablar, en cualquier circunstancia; es como si pensaran siempre sus respuestas. Si de repente responden sin dudar, es una señal de alerta.

13. Atención con los “errores” al hablar, como por ejemplo, confundir una palabra por otra. Generalmente decimos, jocosamente “Te traicionó el subconsciente”. Esos pequeños deslices puede que sean más ciertos de lo que crees.

14. Sonríe a medias. Las personas que dicen la verdad usan la totalidad de sus músculos faciales; los mentirosos sólo sonríen con sus bocas, sus ojos no reflejan sus emociones.

Otras tarjetitas que te pueden gustar

Descargas:2

¡Buenos días! No tienes excusa... si tu día amanece gris... ¡Decídete! y haz que brille un excelente sol para ti.

Descargas:5
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y analizar el uso de esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Acepto + información